Creo que puedo decir abiertamente que la mayor parte de los mexicanos utilizamos estrategias de corto plazo para ahorrar. Y, por si lo dudabas, me incluyo en esa lista. El detalle radica en que para muchos ESA es la única estrategia de ahorro. Hasta hace algunos ayeres, ESA también era mi realidad.

Hace un par de años, una amiga me contactó cuando se enteró que yo daba asesoría personal. En su llamada, me expresó que sus finanzas eran un desastre, que tenía muchos proyectos por cumplir, que no tenía dinero y que requería ayuda urgente. En ese momento, acordamos lugar, fecha y hora. Durante nuestra reunión, me compartió que ahorraba aproximadamente un 40% de sus percepciones a lo largo del año. Hasta ese momento, su caso me parecía fabuloso porque no todos los días encuentro personas que destinen dinero al ahorro con tan buena voluntad, y mucho menos en porcentajes tan elevados. Sin embargo, después de algunos minutos de charla, comencé a sentirme un tanto confundido. Me sentía inquieto y dudoso. Hasta llegué a pensar que no era ella quien me había contactado inicialmente. “¿Me habré equivocado?”, decía en mis adentros. “¿Por qué siente que sus metas están tan lejanas si ahorra tanto?”. Para mí era importante escucharla, pero me sentía ansioso con sus palabras. Después de algunos minutos, le pregunté: “Bueno, y con esta estrategia de ahorro que has implementado en tu vida, ¿cuánto dinero has logrado reunir hasta el día de hoy?”. Me quedé sorprendido cuando me contestó: “¡Nada, estoy en ceros! Por eso te dije que necesitaba ayuda urgente…”.

En los minutos subsecuentes, pude darme cuenta que efectivamente ahorraba mucho, pero llegando el fin de año, se gastaba TODITO su ahorro en viajes, regalos, vacaciones, ropa, maquillaje, etc… El tema es que ya se había dado cuenta que su independencia, su departamento, su boda, su retiro oneroso, entre otras metas, cada vez se vislumbraban más lejanos. Había estado utilizando la estrategia de ahorrar para gastar. Como lo mencioné al inicio, el inconveniente para ella es que ESA era su única estrategia.

Su visión de ahorro en el corto plazo le había funcionado muy bien para sus metas de corto plazo, lamentablemente, no le estaba funcionando para las de largo plazo, pues llegado Enero comenzaba en ceros.

En mi experiencia personal, ahorrar con visión de corto plazo es algo necesario y muy útil. Sin embargo, es importante crear conciencia de que ese tipo de ahorro únicamente atiende las necesidades de corto plazo. Como podrás inferir, para las necesidades de mediano y largo plazo, resultarán más útiles las estrategias de mediano y largo plazo.