En esta vida, hay varios trámites de los que no te puedes salvar -claro, si es que quieres hacer las cosas derechas-. Por ejemplo: tramitar actas de nacimiento, darte de alta en hacienda, obtener la credencial del IFE, constituir una empresa, escriturar un bien inmueble (o quedarte el que te heredaron), por mencionar algunos. Si has realizado alguno de estos trámites, seguramente te habrás percatado que darte de alta en hacienda o tramitar tu ife no cuesta dinero (lo que cuesta es tiempo). Sin embargo, obtener el papelito que dice que eres el padre o madre de tu hijo(a) sí tiene un costo monetario, al igual que avisarle al gobierno que ya eres mayor de edad y puedes votar (o dicho de otra manera, comprobarle al cadenero del antro que sí puedes pasar a reventarte con tus cuates). También tiene un precio formar una sociedad (empresa) que contribuya a la economía del país y obtener el acta constitutiva que lo respalde. Y, si quieres hacerte de un terrenito, depa o casa, o simplemente conservar el patrimonio de tu familia, requerirás pagar los derechos correspondientes.

¿Qué tal te vendría ahorrarte una lanita en algunos de esos trámites?

Justamente para eso sirven las jornadas notariales. Tal como aparece en la página del Colegio de Notarios:

Las jornadas notariales son un programa conjunto del Colegio de Notarios del Distrito Federal, de la Asamblea Legislativa, y el Gobierno del Distrito Federal a través de la Dirección General de Regularización Territorial, mediante el cual se otorgan importantes reducciones en impuestos, derechos y honorarios notariales, para la escrituración de inmuebles y la tramitación de sucesiones…

Esta es la última semana, así que, infórmate en el teléfono 5511 1819 o directamente en Río Tigris No. 63, Col. Cuauhtémoc, Delegación Cuauhtémoc (entre 9 y 14 horas) y ¡¡¡ahorra con las jornadas notariales!!!